martes, 8 de noviembre de 2011

La contaminación invisible

Estos últimos años se ha puesto de moda la tecnología inalámbrica, con routers WIFI, teléfonos fijos inalámbricos, auriculares sin cables, y como no, el teléfono móvil que ya es un objeto de vital importancia en nuestras vidas. Al utilizar estos objetos también estamos contaminando pero de un modo diferente, con ondas electromagnéticas.
Estamos rodeados de estas ondas, prácticamente en todos los lugares existe esta contaminación. Redes wifi en edificios públicos, redes de alta tensión, teléfonos móviles, ordenadores,  electrodomésticos, la televisión… pero ¿Qué son estas ondas y cómo nos afectan?. Las onda electromagnética es una perturbación simultánea de los campos eléctricos y magnéticos que se produce por ejemplo con el paso de una corriente eléctrica por un metal. Estas radiaciones se clasifican según los daños biológicos que provocan en radiaciones ionizantes y no ionizantes:
Radiaciones ionizantes: Son aquellas radiaciones que tienen efectos genotóxicos (rompen las cadenas de ADN)  debido a  su alta energía. Dentro de estas radiaciones se encuentran los rayos X, rayos cósmicos, rayos Gamma
Radiaciones no ionizantes: Comprenden la porción del espectro electromagnético cuya energía no es capaz de provocar efectos genotóxicos. Dentro de esta categoría se encuentran la radiación infrarroja, la luz visible, y las radiaciones electromagnéticas correspondientes a los teléfonos móviles, cableado de alta tensión, wifi,  etc.
Efectos sobre el organismo
Los efectos de las radiaciones ionizantes son bien conocidas (caída del cabello, ulceras en la zona expuesta, cáncer…) y estamos expuestas a ellas todos los días. La naturaleza emite elementos radiactivos  pero su dosis es tan leve que no afecta al organismo, entre ellos se encuentran el radón, los rayos cósmicos, rayos gamma naturales y elementos radiactivos en la comida y la bebida.
En el siguiente gráfico se puede observar como el elemento radiactivo que mas incide sobre nuestro organismo en el radón, seguido de la exposición a rayos ionizantes de origen médico, radiación gamma natural y los rayos cósmicos.
Dentro de las radiaciones no ionizantes se encontrarían las ondas que emiten los teléfonos móviles, las redes Wifi, los teléfonos inalámbricos y cualquier dispositivo que emita microondas. Los efectos de estas radiaciones están siendo estudiadas desde hace tiempo pero no se ha sacado nada en claro.
Según Barrie Trower, científico británico que ha trabajado en el uso de emisiones microondas para la inteligencia militar durante más de una década, “Los teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, tecnología Wi-Fi y cualquier dispositivo que emita microondas, tienen una capacidad especial para interferir con el agua (así es como funciona los hornos microondas) y nosotros somos en un 80% agua. Todas nuestras señales químicas y eléctricas requieren agua en el organismo.” La industria de telefonía móvil, dice Trower,  “ha elegido la peor opción posible del espectro electromagnético, porque daña a los adultos pero muy especialmente a los niños”.A finales de 2006 sólo entre Francia, Inglaterra y España hay contabilizados más de 200 casos de leucemia en escuelas donde estaban implantadas las tecnologías wifi o una antena para dar cobertura a la telefonía móvil. Actualmente Francia y Alemania están reemplazando las conexiones Wifi de los colegios por conexiones de fibra óptica.
Cada vez estamos más rodeados de estas radiaciones ya que la tecnología inalámbrica está en plena expansión. No es raro encontrar establecimientos públicos y privados que ofrecen conexión Wifi, equipos de música inalámbricos, teléfonos móviles conectados permanentemente a Internet, etc… Todavía existen opiniones encontradas respecto a los posibles efectos perjudiciales de estas radiaciones pero esto no ha impedido el auge en los últimos años de esta tecnología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada