domingo, 5 de junio de 2011

Contaminacion genetica





Los resultados de numerosas investigaciones llevadas a cabo en los últimos años han estado advirtiendo de un fenómeno denominado "contaminación genética" por el que los transgenes pasan a formar parte de plantas y alimentos no transgénicos. La contaminación genética es una grave agresión para el medio ambiente y la salud de las personas, y las causas que pueden ocasionarla son varias. De especial preocupación resulta cuando los genes contaminantes acaban en nuestros alimentos y son consumidos sin ningún tipo de conocimiento. No hay que ser un experto en la materia para deducir que las experimentaciones a pequeña escala en parcelas reducidas pueden significar focos de contaminación y filtración impredecibles y desconocidos. Porque, en realidad, se desconoce el comportamiento y las características de esos genes transgénicos una vez sometidos a la dinámica propia de los agrosistemas de una determinada zona.


Se filtran estos productos en el mercado porque no se separan las variedades transgénicas de las naturales, sino que se suministran mezcladas. En los lugares de acopio, cosechas transgénicas y no transgénicas son mezcladas para facilitar la venta e intromisión de las transgénicas. Estas variedades transgénicas, camufladas entre variedades no transgénicas, pueden eludir más fácilmente los escasos y mediocres controles y entrar en países donde pueden estar prohibidas. Este problema se agrava en países económicamente pobres.
El mayor riesgo de filtración genética procede de la excesiva tolerancia en las legislaciones hacia los cultivos transgénicos, que permiten el cultivo y el procesamiento de variedades que están prohibidas en muchos países del mundo. Pero, al final, los productos transgénicos se acaban introduciendo camufladamente en muchos países debido a la falta de un etiquetado, ausencia de controles seguros, permisividad de una clase política corrupta y a causa de las presiones y chantajes comerciales a través de la OMC, FMI, ajustes estructurales, agendas neoliberales, etc.
Los casos conocidos de filtración y contaminación genética fueron descubiertos por organizaciones ambientalistas y de consumidores. Todas ellas son ONGs con escasos recursos económicos, técnicos y humanos. Por lo tanto, si se investigaran con mayores recursos los alimentos que consumimos los casos de filtración genética se desbordarían.
La filtración genética ya es un hecho y una realidad. Hoy en día existen una gran cantidad y variedad de genes transgénicos, y muy diversas formas de filtración y contaminación genética. Éstas son muy difíciles de descubrir y parece casi imposible de eliminar. Es más, ocurre todo lo contrario, pues se extienden sin límites. A las peligrosas e inadmisibles consecuencias ambientales que conllevan los productos transgénicos hay que añadir, ahora, el grave peligro que surge de la filtración en la dieta humana de la contaminación genética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada