martes, 19 de abril de 2011

Enfermedades consecuencia de la contaminación ambiental. Desde molestias en los ojos, hasta cancer la contaminación ambiental afecta la salud humana

Ya no es un secreto que la contaminación ambiental es causante de muchas enfermedades en los seres humanos, las cuales están relacionadas principalmente con los ojos y del aparato respiratorio, entre ellas la bronquitis, el asma, el enfisema pulmonar, y los resfriados frecuentes que ocasionan el mayor número de ausencias en trabajos y escuelas. Junto a estos males, hay que considerar que recientes investigaciones han descubierto que en los ambientes contaminados con hidrocarburos, y en el carbón negro que se usa para la fabricación de neumáticos,existen sustancias cancerígenas.
Ya ha sido demostrado que el cáncer pulmonar afecta a los fumadores, aunque también se ha comprobado que las personas que no fuman, y que están expuestas al humo del cigarro, tienen una gran posibilidad de contraer cáncer.
 En los últimos años han surgido nuevas enfermedades virales a causa de la contaminación ambiental y diversas afecciones de la piel, entre las que también figura el cáncer.
Corazones contaminados
Tras este panorama nada alentador, nuevos estudios relacionan la exposición a la contaminación ambiental con enfermedades cardiovasculares como la trombosis venosa y la arterioesclerosis. Un estudio realizado en la Escuela de Salud Pública de Harvard (EEUU) comparó los análisis de 870 pacientes diagnosticados de trombosis venosa profunda con más de mil pacientes sanos.


Los resultados mostraron que las personas que habían padecido una trombosis venosa, en general, fueron sometidas a una mayor exposición a la contaminación atmosférica que los controles sanos, evidenciando que por cada aumento en la exposición durante el año anterior de 10 microgramos por metro cúbico de partículas, el riesgo de trombosis aumentaba en un 70%. Así mismo, se demostró que la coagulación sanguínea de los pacientes expuestos a mayores niveles de contaminación era más corta, lo que constituye un factor determinante para laformación de trombos. En otras palabras, mayores niveles de contaminación significan más personas que padecen males cardíacos.
 Podría ser una perfecta conclusión, pero hay más. Esta vez, se trata de los factores que influyen en la arterioesclerosis, a los ya conocidos como el tabaco, la dieta inapropiada o la falta de ejercicio, hay que añadir a la contaminación ambiental. Pues si, nuevos estudios epidemiológicos han confirmado que en los días de mayor nivel de contaminación hay más personas que sufren afecciones cardíacas, lo que formula otro planteamiento ¿La exposición diaria a la contaminación debería considerarse un nuevo factor de riesgo cardiovascular?
Ya ha sido demostrado estadísticamente que existe una relación entre el nivel de contaminación atmosférica y la incidencia de cardiopatía isquémica (anginas e infartos de miocardio), arritmias e insuficiencia cardiaca. Cada uno de los estudios efectuados demostró el papel de las partículas contaminantes en la génesis de las lesiones arterioscleróticas. Incluso, una prueba llevada a cabo con 4.500 individuos residentes en tres ciudades del área industrializada de la región del Ruhr, en Alemania, reveló que el grado de calcificación arterial estaba directamente relacionado con la distancia entre la vivienda y el tráfico pesado. En comparación con los individuos que vivían más alejados, la calcificación fue un 63% más alta para los que vivían a menos de 50 metros.
Lamentablemente, pese a los resultados en las pruebas realizadas en animales, todavía no puede afirmarse que en humanos ocurra lo mismo.
Un nuevo riesgo
La trombosis venosa es la presencia de un coágulo sanguíneo en una vena, y la respuesta inflamatoria que le acompaña. Puede producirse tanto en el sistema venoso superficial, como en el profundo, produciéndose la mayoría de ellas en las venas de las extremidades inferiores, y principalmente, en las situadas por debajo de la rodilla.
Si bien hay una serie de factores que predisponen a la aparición de una trombosis, la Asociación Americana del Corazón ha logrado obtener evidencias que demuestran los riesgos cardiovasculares que conlleva la exposición a la contaminación ambiental, siendo los mayores de edad, los diabéticos, las personas que padecen una enfermedad pulmonar o coronaria y quienes pertenecen a un sector socioeconómico bajo, los grupos más perjudicados.

Sin embargo, se han encontrado pruebas suficientes para concluir que una breve exposición a niveles elevados de contaminación aumenta la mortalidad de enfermos cardiacos. Igualmente, se ha podido demostrar que las exposiciones prolongadas reducen varios años la esperanza de vida de las personas, y los ingresos hospitalarios, debido a enfermedades cardiovasculares y pulmonares, se incrementan ante grandes concentraciones de polución.
Estos tres efectos, mencionados anteriormente, son la consecuencia directa de lo perjudicial que puede ser la contaminación sobre los seres humanos. Este estudio arrojó datos preocupantes, que señalan que cerca de las 40 mil muertes que se producen cada año en Austria, Francia y Suecia, se atribuyen a las partículas que contaminan.
Un dato a tener en cuenta, es que una de las sustancias contaminantes más dañinas, es el humo que respiran losfumadores pasivos. Varios estudios muestran que el humo de los cigarrillos es el mayor culpable de la contaminación del aire en los espacios cerrados. Motivo por el cual, se ha considerado que prohibir el tabaco en los lugares de trabajo, restaurantes y bares debería ser una prioridad en todas las comunidades. Pero eso no es todo, las muestras revelan que las personas que viven cerca de una carretera tienen más probabilidades de morir por una causa cardiovascular que quienes habitan en otro lugar y no respiran a diario las sustancias que desprenden losvehículos.
Un camino cada vez más corto
Si bien vemos que la contaminación está directamente relacionada con el aumento de las urgencias cardiovasculares en las ciudades, es necesario tener en cuenta que también influyen en el porcentaje de las muertes de sus habitantes. Según un trabajo elaborado por la Escuela Valenciana de Estudios para la Salud, se ha demostrado en España la relación entre los niveles de contaminación atmosférica y las urgencias cardiacas. Un estudio similar, atribuye a la contaminación hasta el 6% de los fallecimientos en Austria, Francia y Suiza.
Lo alarmante de estos estudios, es que no es necesario vivir en Cracovia o Atenas (dos de las ciudades europeas que padecen una peor salud medioambiental) para sufrir los efectos de la polución. En lugares con niveles de contaminación medios, entre los se encuentran las principales ciudades españolas, el humo del tráfico y el industrial, interviene de forma notable en patologías cardiovasculares, hasta el punto en que se han convertido en uno de los factores principales que influyen en acortar la vida de los ciudadanos. Como para salir corriendo.

1 comentario: